Ver noticia


 

 Vía libre a la comercialización de infusiones con Stevia, pero nada más

El Ministerio de Sanidad ha confirmado al Servicio de Certificación CAAE que la Unión Europea permite ya comercializar las infusiones que contengan stevia, pero que esta planta sigue considerándose “un nuevo alimento” de cara a otros usos. Algo tan simple como poder endulzar un zumo con hojas secas de esta planta sigue siendo una infracción.    

En el pasado mes de junio, salieron a la luz pública diversas informaciones relacionadas con un comunicado de AECOSAN, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, en las que se daba por hecho que la stevia podía comercializarse libremente como alimento e ingrediente. Ante la posibilidad de que esta interpretación popular del texto fuese incorrecta, los Servicio Jurídicos de CAAE se pusieron en contacto oficialmente con la citada Agencia pública, dependiente del Ministerio de Sanidad, desde la que han emitido una clara respuesta:  lo que la Unión Europea permite ahora comercializar como alimento son solamente las “infusiones de hierbas y frutas que contengan o estén preparadas con hojas de Stevia rebaudiana Bertoni y destinadas a ser consumidas como tales”. Así pues, sigue siendo una infracción comercializar plantas y hojas secas de stevia como alimento o ingrediente alimentario (fuera de ese uso en infusiones). Lo que pintaba como el comienzo de una dulce revolución, no es más que un pequeño paso, que al menos sirve de aliento a los productores de esta planta, tras años de lucha y zozobra.

 

Para conocer la historia legal de la stevia tenemos que situarnos en 1997, cuando el Reglamento (CE) 258/1997 establece que aquellos alimentos que no tuvieran un consumo generalizado y documentado anterior a esa fecha tenían que ser considerados como “nuevos alimentos”. El proceso burocrático y técnico para los productos categorizados así es complejo y caro, incluyendo múltiples estudios y ensayos, incluso a nivel toxicológico.

 

En 2011, se autorizó en la Unión Europea el uso del edulcorante E 960, glucósidos de esteviol, obtenidos químicamente a partir de la stevia, pero no así las plantas y sus hojas secas. Ese edulcorante químico quedaba bajo el monopolio de las empresas azucareras, mientras que los agricultores productores de stevia luchaban por poder comercializarla en su estado natural. En 2015, el Ministerio de Sanidad ratifica la consideración de nuevo alimento para la planta y las hojas de stevia y se formalizan denuncias hacia diferentes empresas que la comercializaban como alimento o ingrediente alimenticio. CAAE, como las demás certificadoras de producción ecológica, se ve obligado a retirar su certificación a más de 100 productos que, en ese momento, se elaboraban con Stevia. Unas 15 empresas se ven seriamente afectadas por esta medida.  Únicamente se mantiene la certificación ecológica a las hojas cuando no se especifica en el etiquetado que son un producto destinado a la alimentación humana; asimismo, se advierte a los operadores que en Europa queda prohibida la comercialización de la Stevia como alimento, aunque sí podía exportarse a EE.UU., bajo norma equivalente.

 

 

 

En estos dos años, varias de las denuncias interpuestas en Europa contra comercializadores de stevia o de productos elaborados con ella terminan con la absolución de los acusados y reconociendo su derecho a usar este producto. Ya en 2017, Inglaterra presenta a la Comisión Europea datos documentados que acreditan que el uso genérico de la stevia para infusiones es anterior a 1997. Vuelven a estudiar el tema y, por fin, los esfuerzos de los productores encuentran una pequeña recompensa: la stevia tiene vía libre para comercializarse, siempre que se cumpla las premisas de ser hojas que formen parte de una infusión. CAAE, entidad que certifica el 54% de la superficie ecológica española, ha comenzado ya a gestionar la devolución de los certificados que, entonces, se vio obligada a retirar por este uso.

Queda mucho por andar, hasta conseguir que esta planta de alto poder endulzante pueda usarse como ingrediente en mermeladas, zumos, bollería, etc., pero confiamos en que su utilización en infusiones sea un primer paso para que este edulcorante natural comience a cobrar el papel que se merece en la industria alimentaria. Desde CAAE seguimos trabajando insistentemente para instar a las autoridades a que se pronuncien en este tema, ya que no encontramos un motivo lógico para bloquear la comercialización de la stevia como ingrediente en productos elaborados.

Fotos: José Mª Pérez

Autor
Publicado en: Burgos
| E-mail | Enlace |

Portada    Burgos    Deportes    Fotos    Pueblos    de Tapas    Entrevistas    Videos    Hemeroteca    Contactar
Copyright 2009 lunes, 25 de septiembre de 2017    Declaración de Privacidad  Términos de Uso
 
Web Analytics