Ver noticia


El Curpillos da este año el pistoletazo de salida a las fiestas de San Pedro y San Pablo.

El calor ha sido el protagonista, junto con las pelusas de los chopos, esa nieve que tanta vida da a los pinchos de este día y a los alérgicos que allí se acercan.

Todas las imágenes del Corpus y el Parral en http://noticiasburgos.com/Fotos/tabid/450/Default.aspx

Hay ganas de buen tiempo y de fiestas. Y estos dos ingredientes son los que se han dado en este viernes, festivo en Burgos. Miles de burgaleses han vuelto a congregarse en torno al Monasterio de Las Huelgas en la cita prólogo de las fiestas de San Pedro. Javier Lacalle, Cesar Rico, Roberto Saiz y Baudilio Fernández Mardomingo, participaban en los actos acompañados por las corporaciones locales y provinciales y las autoridades militares. Este año, el Curpillos se celebra previamente al Corpus, que se celebrará el próximo domingo, para no coincidir con el comienzo de las fiestas de San Pedro y San Pablo.

Tras la misa oficiada por el arzobispo de Burgos, Fidel Herráiz, la procesión se dirigió a la plaza del Compás de Adentro, donde se realizó el baile de Gigantillos y Danzantes, para continuar por las calles aledañas al Monasterio. En esta procesión el Santísimo va bajo palio y se porta una réplica del Pendón de las Navas de Tolosa. Tras la parada militar, llegó la parte lúdica de la jornada en el parque de “El Parral”, donde el olor a chorizo, morcilla y morro invadía todo el recinto. Para las 37 peñas y asociaciones de la ciudad que participan, esta es la primera gran cita antes de las fiestas de San Pedro y San Pablo.

Javier Lacalle recordaba el significado de este día de fiesta para los burgaleses, "un día mágico", y hacía un llamamiento a la moderación sobre todo en la Jira del Parral. También recordaba que esto es un calentamiento para las fiestas que comienzan el próximo viernes.

Para Lacalle, hay méritos suficientes para que el Curpillos sea declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional, y espera que las gestionen fructifiquen y reciba esa distinción. También recordaba a todos aquellos que con su trabajo hacen que este día sea una fiesta para todos, un operativo que supera las 400 personas, desde equipos de limpieza, seguridad.... que hacen que este sea un día de disfrute. La decisión del grupo Socialista de no acudir a estos actos, es una decisión que respeta, "pero que es difícil poder compartir, ya que muchos de sus votantes viven esta fiesta, y más aún cuando han venido siempre".

El Curpillos es una fiesta que se celebra tras la festividad del Corpus, celebrada en Jueves, y de donde viene su nombre, Corpus Chico, aunque en el caso del Curpillos no ha sufrido cambio en el día, ya que se sigue celebrando el viernes. En este día, se conmemora la batalla de las Navas de Tolosa, en la que el Rey Alfonso VIII derrotó a las tropas árabes el 16 de julio de 1212. El pendón que procesiona este día a manos de la máxima autoridad militar, es una reproducción de que Alfonso VIII conquistó  en la batalla y que se expone en el Museo del Monasterio. 

El Ayuntamiento de Burgos la declaró festiva en 1953 y actualmente suele celebrarse el viernes siguiente a la festividad del Corpus. La estructura de la fiesta sigue esa dicotomía de lo sacro en las primeras horas de la mañana, cuando acontecen los actos protocolarios y el ceremonial religioso, teniendo como escenario el Monasterio de las Huelgas. Tras la reunión y formación de las tropas participantes en el acto, la abadesa de las Huelgas recibe a las autoridades. A continuación se celebra la liturgia eucarística y, acto seguido, comienza la solemne Procesión en cuyo séquito se hallan los populares Gigantones, los Gigantillos, danzantes, dulzaineros, maceros, timbaleros, las autoridades asistentes, los representantes del barrio de Huelgas y, como colofón, la máxima autoridad de la ciudad, portando el pendón de las Navas de Tolosa.
La parte popular del Curpillos se desarrolla en el Parque de El Parral, situado entre el Monasterio y el Hospital del Rey. La tradicional romería o “jira” al Parral se realiza tras la procesión.
Fuertemente arraigada en la tradición, los burgaleses se acercan a degustar las apetitosas viandas, tanto de la gastronomía local como la foránea, en las casetas que montan las Peñas y Centros Regionales.
La fiesta está declarada como Fiesta de Interés Turístico Regional.

Autor
Publicado en: Burgos
| E-mail | Enlace |

Portada    Burgos    Deportes    Fotos    Pueblos    de Tapas    Entrevistas    Videos    Hemeroteca    Contactar
Copyright 2009 lunes, 21 de agosto de 2017    Declaración de Privacidad  Términos de Uso
 
Web Analytics