Entrevistas


El actual presidente de la Diputación Provincial de Burgos, Cesar Antonio Rico Ruiz, cuenta con una larga carrera política vinculada con las administraciones públicas.

Es licenciado en Derecho y funcionario de carrera, Grupo A, Técnico de la Administración General de la Diputación Provincial, por oposición desde 1985.

Comenzó en su actividad política institucional a nivel municipal como  Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Burgos, entre 1995 y 1999, continuando como concejal del Consistorio burgalés en las legislaturas de  1999 y 2003.

Pasó a la política nacional ejerciendo de diputado en el Congreso entre 2004 y 2008 así como de senador en las VII y IX legislatura.

En estos cargos nacionales siempre mantuvo una relación directa con las comisiones donde la política territorial y municipal eran las protagonistas.

Finalmente fue elegido presidente de la Diputación Provincial de Burgos el pasado año en unos momentos especialmente delicados para la institución por la situación económica general.

 P.- Va camino de cumplir un año al frente de la Diputación Provincial ¿como han sido estos primeros meses?

R.- Los últimos meses del pasado 2011 han sido de ajuste para conseguir que en diciembre las cuentas resultaran lo mejor posible de cara al futuro. Esto ha hecho posible que tengamos ahorro neto positivo, buena tesorería y que se pague a los proveedores en un tiempo razonable cumpliendo la Ley de Morosidad. Todo ello nos ha permitido, junto con el Plan Económico Financiero, establecer un marco temporal de los cuatro años de legislatura. Más allá es complicado.

P.- Así pues ¿como serán los próximos años en cuanto a la economía de la Diputación se refiere?

R.- Los años 2012 y 2013 van a ser complicados pero la perspectiva de ese plan es precisamente que la Diputación esté en una muy buena situación en los años 2014 y 2015. Ya podremos acudir a crédito, si se cumple, con un lógico control de gastos e ingresos que puede permitir en los dos últimos años de legislatura pedir cantidades respetables.

P.- La Diputación siempre ha tenido los Planes Provinciales como la ?punta de lanza? de apoyo a los ayuntamientos ¿este ejercicio como quedan?

R.- Este ejercicio parece que van a disminuir en el concepto del Fondo de Cooperación Local, ya que todavía no conocemos los presupuestos de la Junta de Castilla y León, con lo cual tendremos que afrontar los Planes con el tradicional del Estado y las aportaciones propias de la Diputación así como todos los recursos que podamos destinar. No vamos a ser cicateros y pondremos en manos de los ayuntamientos la cantidad más importante que podamos pero si que es cierto que se va a reducir precisamente por la desaparición de las ayudas autonómicas.

P.- Desde Diputación siempre se ha tenido especial atención con las residencias. En La Bureba tenemos las nuevas de Oña ¿como queda este apartado?

R.- Lo quiero contextualizar en el ámbito en el que debe englobarse. Es un servicio social especializado que atiende a cerca de 900 personas que dependen de la Diputación Provincial y que seguramente, sin la existencia de esas residencias, no pudieran estar atendidas por su escaso nivel de recursos económicos. Además se da trabajo estable a muchos de los habitantes de la zona. Estamos en estos momentos, en un periodo  de reordenación del territorio abierto por  la Junta de Castilla y León, en el que no solo se habla de los distritos sino de la reordenación de las competencias. Vamos a ver como termina este proyecto y si al final nos tenemos que quedar con las residencias será con financiación adecuada.

P.- Ya que estamos en Oña ¿como esta ahora mismo la situación del futuro del Monasterio de San Salvador ?

R.- Pues el tema esta parado. Somos conscientes que la situación económica no va ha propiciar una salida a corto plazo en el ámbito de la hostelería o la restauración. Sabemos que la Junta de Castilla y León inició contactos con empresarios que podían estar interesados en un proyecto de hostelería pero en estos momentos creo que nadie es capaz de invertir 40 o 50 millones de euros  para poner en valor un monasterio de estas características. Por tanto tendremos que esperar a que vengan tiempos mejores. Desde la Diputación intentamos que se mantenga en el mejor estado posible pero a corto plazo la situación es difícil.

P.- En clave de futuro ¿como ve la figura de la Diputación Provincial dentro del nuevo marco de ordenación territorial?

R.- Desde el punto de vista personal y técnico coincide con mi contenido político. Soy un ferviente defensor de las Diputaciones Provinciales. Creo que en comunidades autónomas con la nuestra, y otras en España, con una dispersión poblacional importante y muchos núcleos de población que no van a desaparecer jurídicamente, al final la gente vive donde quiere vivir, y van a seguir estando dispersos. Por eso, la Junta de Castilla y León apuesta por las Diputaciones Provinciales, es más, en las mesas de reordenación del territorio hay una segunda mesa en la cual se esta trabajando en la distribución de las competencias de las Diputaciones. Por ello, tanto en el contexto nacional, ya que Mariano Rajoy que ha sido presidente de una Diputación muy parecida a la nuestra, aunque con más recursos como es Pontevedra, defendemos las Diputaciones  pero siempre hemos dicho que para relanzarlas hay que revisar sus competencias. Por tanto, yo creo que en estos momentos las Diputaciones van ha salir reforzadas no solamente en el papel de las comunidades autónomas sino también del Estado.

P.- Para terminar. ¿Le veremos en la Taba?

R.- Hombre, seguramente si. Ahí estaremos jugándonos algo.

Comentarios

No hay comentarios. Se el primero en poner uno.

Publicar comentario

Solo los usuarios registrados pueden enviar comentarios.

Portada    Burgos    Deportes    Fotos    Pueblos    de Tapas    Entrevistas    Videos    Hemeroteca    Contactar
Copyright 2009 jueves, 23 de noviembre de 2017    Declaración de Privacidad  Términos de Uso
 
Web Analytics