Entrevistas


 José Ignacio Barrasa, 12 años como alcalde de Lerma, deja este año el cargo. Se va satisfecho con la consolidación de la Feria o cambios como el traslado de la Feria del Automóvil a la Plaza Mayor, pero con la espina clavada de no haber podido lograr para el Ayuntamiento el  recinto ferial, aunque agradece a los propietarios la disposición hacia la Feria.

El último año como alcalde en la Feria de Maquinaria Agrícola. ¿Cómo se afronta su organización?

Son doce años como alcalde intentando que la Feria vaya a más y  lo hemos logrado a pesar de la crisis, consolidando la Feria como la más importante del norte de España. Este año se aumenta el número de expositores y de espacio, nos han desbordado. La Feria mejora gracias a los expositores, les tenemos mucho que agradecer, lo primero por venir y en segundo lugar por las sugerencias que nos aportan, para mejorar al año siguiente. Ellos son los que están en la Feria y ven las carencias y problemas que nos transmiten y que no caen en saco roto.

Lerma sigue siendo un referente a nivel nacional tras 55 años de Feria...

55 años con una importantísima repercusión que ya traspasa fronteras, porque además de los expositores de toda España, acuden de Inglaterra o Francia.

La Feria ha evolucionado, pasando a otras ubicaciones lo que no es propio de la Feria de Maquinaria y Ganadería, como ocurrió con la Feria de automóviles, una sugerencia de los propios expositores y un éxito, porque el espacio es único. La Feria es el punto de contacto, pero también de venta ya que se cierran ventas desde el primer día, aunque se establecen muchos contactos con futuros clientes que después implican ventas a posteriori a lo largo del año.

La novedad de este año son los drones, con una demostración de cómo se puede fumigar, controlar el crecimiento de lo sembrado o plagas y que, por seguridad se hará en la zona demostraciones. Las demostraciones en campo, que fueron una de las sugerencias de uno de los expositores, se harán un año más para que el cliente vea una máquina en la feria y trabajando.

¿Cuál ha sido lo mejor y lo peor que ha vivido en estos 12 años de esta Feria?

Lo mejor ha sido ver como la Feria evoluciona, con más prestigio, que no sólo se mantiene sino que aumenta, y lo peor, la lluvia. Hace dos años llovió los días previos y tuvimos que acondicionar el recinto para que los expositores y visitantes pudieran acceder de la forma más cómoda posible. Siento que el recinto ferial no sea del Ayuntamiento, aunque damos las gracias a los propietarios que nos dejan poner la feria en estos días. Si hubiera sido del Ayuntamiento, hubiéramos acondicionado las calles y las zonas de exposición, aunque eso sí, respetando el verde.

El Ayuntamiento hace un gran esfuerzo y hay que tener en cuenta, que la Feria repercute económicamente en toda la comarca.

En cuanto al balance como alcalde, de qué se siente más satisfecho?

En 2003 dijimos que entrábamos para trabajar. Lerma es un pueblo muy atractivo, pero había que ponerle donde le correspondía. Me presenté como alcalde porque tenía que dar a Lerma lo que Lerma me ha dado a mí, sobre todo, a mi mujer y a mis hijos.

Hemos mucho, comenzando por la renovación íntegra de la red de aguas, la depuradora, depósito de agua, calles nuevas, colegio, guardería, se han mantenido los servicios del instituto, el Centro de Salud, la estación de autobuses, espacios deportivos, la residencia de mayores funcionando correctamente o el centro ocupacional al que se le ha dotado con un local de casi 200 metros cuadrados.  A todo esto hay que sumar el Centro Arlanza, un espacio para los más jóvenes que surgió de una idea mía y en la que participó Yolanda, concejala de Cultura y Oscar, el párroco de Lerma,  para los jóvenes de 14 a 18 años. El centro se puso en marcha en un local de 450 metros cuadrados que nos cedió Cajacírculo y hoy en día es un lugar de referencia para los jóvenes. Está gestionado por monitores de Cáritas que forman a chavales, se divierten, hacen deporte, tiene clases de apoyo, y son casi 100 los chavales que acuden habitualmente. Además, los mismos chavales que han estado en el centro, se reenganchan como monitores para los más pequeños. Este centro, acoge además a todas las asociaciones y sus necesidades, de manera que se convierte en una especie de centro cívico.

Por otro lado, hemos dejado el Ayuntamiento sin deudas, pagando a tiempo a los proveedores y consiguiendo descuentos para el Ayuntamiento.

Y se va con pena de no haber podido realizar…

En los momentos buenos y boyantes económicamente, no tiramos el dinero y los frutos los tenemos ahora. Se han realizado inversiones por casi 75 millones de euros y no se debe nada. Pero ha quedado pendiente un polideportivo, aprobado por la Junta pero que por circunstancias se dilató en el tiempo, llegaron los años flojos, la crisis y el proyecto quedó parado. Hemos preferido que los servicios que tenemos hayan seguido funcionando como lo han hecho. Para la siguiente corporación se ha dejado una partida para una parcela para un camping de caravanas, un turismo muy importante económicamente para la localidad a pesar de ser un turismo de pocos días.

Han sido años duros ¿se reconoce la labor de los alcaldes cuando hay que apretarse el cinturón?

Creo que sí, la gente se da cuenta de lo que haces. Hemos bajado el IBI y no hemos subido el impuesto de vehículos, ni el agua, y sólo se han subido los que nos exigen. Esto se ha conseguido porque nos hemos ajustado y hemos pedido cuentas a las empresas proveedoras. Además, hemos aprobado ayudas para todos los que tengan un salario mínimo y para jóvenes. La siguiente actuación será el cambio a una iluminación de bajo consumo pero que no se ha aprobado hasta no tener liquidez para su cambio.

Qué perderá y qué ganará el próximo 24 de mayo

Ganar, lo primero y más importante, la felicidad de mi familia porque las familias sufren mucho. Yo acepto las críticas y doy la razón, si la tiene, al que me lo indica, tanto en mi trabajo como en el Ayuntamiento. Pero la familia sufre porque no puede dar contestación a lo que escucha. En cuanto a lo que voy a perder, algo que me gusta, que son las relaciones, buenas y malas, que las tienes y entran dentro de la política y el contacto con las instituciones y empleados. Además dejo un cargo que me gusta y que disfruto. Supongo que me llevaré el cariño de la gente, de muchos que no confiaban en mí pero que me votaron, y que creo que podrán comprobar que han tenido un alcalde que ha cumplido, que no ha habido corrupción y que se habrá creado enemigos sin conocerme, pero también muchos amigos.

Algo que quiera decir a los lermeños y a los que se acercan estos días a la feria…  

A los que vienen todos los años y consideramos como lermeños “adoptivos”, que sigan disfrutando de estos días de Feria. A los profesionales, que continúen viniendo, que admitimos sugerencias y a los nuevos que vengan por primera vez, que comprueben de primera mano, que lo que cuento es verdad, que no vendemos humo y todo es cierto.

 

Comentarios

No hay comentarios. Se el primero en poner uno.

Publicar comentario

Solo los usuarios registrados pueden enviar comentarios.

Portada    Burgos    Deportes    Fotos    Pueblos    de Tapas    Entrevistas    Videos    Hemeroteca    Contactar
Copyright 2009 domingo, 22 de octubre de 2017    Declaración de Privacidad  Términos de Uso
 
Web Analytics